Primeras Fotos Kodak

La vida contada por las primeras fotografías

EE.UU. Década de 1890

 

Hasta ese momento, la gente concertaba una cita con el fotógrafo; el día señalado, se aseaban con esmero, se ponían sus mejores galas, se dirigían al estudio acordado intentando disimular su nerviosismo – la madre regañando a los niños cada vez que se movían temiendo que se descompusieran, el padre haciendo como que tenía otras preocupaciones en la cabeza...-, posaban hieráticos siguiendo las instrucciones que el fotógrafo ya había dado el día anterior y el otro a la familia anterior y a la otra y, por fin, miraban al aparato milagroso con el respeto que imponía saber que ese instante pasaría a la historia.

 

Las cosas habían sido así desde 1839 pero llegó 1888, Kodak lanzó las primeras cámaras comerciales, la gente empezó a tomar sus propias fotos sin recurrir a un profesional y la fotografía reflejó la vida cotidiana de la época...

 

 

El secreto para que la máquina se popularizara y la gente dejase de ver el proceso de fotografía como algo complicado fue el convincente lema con que George Eastman la dio a conocer: "You Press the Button, We Do the Rest" (tú aprieta el botón, nosotros hacemos el resto).

 

 

 

George Eastman creó una pequeña caja de madera cubierta de piel. Ni siquiera había un visor, bastaba con apuntar en la dirección que se quería retratar y confiar en la buena puntería.

 

La cámara se vendía cargada con una película con capacidad de tomar 100 fotografías y, una vez, hechas, la cámara se retornaba a la fábrica para que revelase e imprimiese las imágenes y la volviera a cargar.

 

 

 

George Eastman también fue pionero en saber valorar la importancia de la identidad de marca. Buscó para su marca un nombre que pudiera leerse fácilmente en cualquier idioma y para 1907 se convirtió en la primera empresa en contar con un logo propio.

 

En 2012, Kodak se declaró en quiebra y subastó 1.100 patentes. Pero aunque las cámaras analógicas parezcan ser cosa del pasado, no hay más que mirar las imágenes captadas con ellas, que han llegado hasta nosotros gracias a la Collection of National Media Museum/Kodak Museum, para saborear las escenas y pensar que hay cosas que ganan con el tiempo.

Ya lo decía Karl Lagerfeld: "Lo que me gusta de las fotografías es que capturan un momento que ya ha desaparecido para siempre y que será imposible de reproducir.”

 

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved