La paisajista

Monique Briones. "Cada parcela es un mundo y cada diseño, una historia a contar"

Actualidad

 

Monique Briones es La Paisajista. Ése es el nombre del estudio de paisajismo y del blog de esta brasileña residente en Madrid empeñada en que su profesión sea más valorada. Hablamos con la presentadora del programa Un jardín a tu medida en Canal Decasa de una profesión poco conocida...

 

Monique, ser paisajista no es una de las primeras opciones que le vienen a uno a la cabeza cuando piensa en a qué va a dedicarse, ¿cómo decidiste que fuese tu profesión tras estudiar ingeniería agrónoma?

- La verdad es que estudié ingeniería agrónoma porque quería dedicarme al paisajismo.

Siempre he tenido muy claro que quería hacer jardines, desde muy pequeña ya montaba jardineras, de hecho el primer jardín que hice fue a los 15 años, en la finca donde mi hermana se casó.

Siempre he llevado dentro la pasión por las plantas y me fascinaba ver cómo se desarrollaban y la inmensa variedad de flores y colores que existen. Cuando descubrí que había gente que se dedicaba a hacer jardines para los demás, no me quedó duda de que es lo que quería hacer. Tenía 13 años de edad.

 

La Fundación Europea de Arquitectura del Paisaje - EFLA dice: "el paisajista planifica y diseña paisajes urbanos y rurales en el tiempo y el espacio, basándose en las características naturales y en los valores históricos y culturales del lugar. Para conseguir este fin, utiliza técnicas apropiadas y materiales naturales y / o artificiales, guiándose de principios estéticos, funcionales, científicos y de planificación." ¿En qué consiste la formación de un paisajista?

- Sobre todo, el paisajista es un profesional con una especialización que le permite desarrollar su trabajo contando, además de con los materiales inertes típicos de la construcción, con elementos vivos. Esta circunstancia especial provoca que el resultado final no sea definitivo una vez terminada la obra: cambiará a través de las estaciones y los años, se desarrollará y mostrará todo su esplendor pasado un tiempo.

El paisajista puede ser un agrónomo, un biólogo, un botánico, un arquitecto o un jardinero con mucha experiencia que se especialice en diseño y tenga buen gusto.

También conozco a paisajistas excelentes que tienen un don innato para el diseño de jardines y han sido autodidactas.

 

Ilustraciones de Tamara Feijoo

 

Supongo que uno de los retos de una profesión tan cercana a la naturaleza será intentar aunar belleza y ecología, ¿se puede priorizar uno sobre el otro?

- Los dos factores tienen que ir de la mano. Hay muchos jardines ecológicos que al no ser bellos, no incitan la gente a pedir otros así. Pero los demasiados bonitos que no cumplen una función pensada para el medio ambiente, carecen de sentido. La clave está en integrar correctamente todos los elementos, tanto los presentes como los nuevos, en su entorno visual y en armonía natural. De este modo, evocará sensaciones positivas para la vida de todos sus habitantes, ya sean vegetales, personas o animales. Un proyecto hecho en base a los criterios correctos ofrece un oasis a los sentidos y a la vez aumenta la conciencia ambiental de sus usuarios ofreciendo la visión de un futuro más sostenible.

 

¿Tienes tu propio estilo como paisajista?

- Siempre me han dicho que mis jardines tienen una característica muy mía, que se les pueden reconocer. Suelo utilizar algunos elementos en común en cada proyecto, pero siempre busco que cada jardín sea único y exclusivo. Hecho a medida para cada cliente. Sí es verdad que mis jardines van unidos por la pasión y el cariño que pongo en cada uno a la hora de hacerlos. Por eso suelo llamarles "jardines con alma".

 

¿Existe una tendencia actual en estilo de jardín?

- Puede que sí, pero me gusta creer que cada paisajista tiene su propio estilo. A mí me gustan muchísimo los jardines contemporáneos, pero sin perder la calidez que ofrecen los espacios naturales. Cada parcela es un mundo y cada diseño es una historia a contar. Hay que saber adaptar las tendencias al terreno y al tipo de cliente.

 

Imágenes del trabajo de Monique Briones

 

¿Cómo es el contacto con los clientes en los inicios?

- Una vez me hayan pedido que les haga su jardín, suelo hacer un cuestionario bastante extenso a los clientes para poder averiguar el uso que quieren dar al jardín, así como las ideas que tienen en mente (que a veces no saben cómo plasmar en el papel) y sus gustos. También les comento mi metodología de trabajo y qué es lo que va a recibir si trabajamos juntos.

 

¿Sabe la gente lo que quiere cuando recurre a un paisajista?

- No suele pasar. Quieren que les orientes en cómo proceder en los espacios exteriores. Muchas veces ni siquiera saben que lo que querían era un jardinero y no un paisajista. Todavía hay un desconocimiento general de que es lo que hace el paisajista y qué es lo que le diferencia del jardinero. Por eso no hay que confundir nunca el trabajo de ambos profesionales. El jardinero ejecuta lo que el paisajista ha diseñado y planificado, son profesiones complementarias que han de trabajar coordinadas, pero cada una tiene los conocimientos adecuados para desarrollar su área. Poco a poco se va ampliando este conocimiento de la profesión y se va entendiendo que el paisajista es quien va a ser capaz de sacar de dentro del cliente lo que quiere en el jardín.

"He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la intensidad de todo lo que existe. " José Ortega y Gasset

 

Me gustaría terminar con una visión práctica del paisaje, ¿puedes hablarnos de los jardines terapéuticos?

- Se trata de espacios ajardinados y delimitados, diseñados específicamente para traer confort y beneficios, físicos, psicológicos y sociales para los usuarios y visitantes. Se aprecia el contraste entre las construcciones y lo natural, los beneficios al tener experiencias sensoriales más ricas, formas variadas y orgánicas sustituyendo las líneas tan rectas y, sobre todo, se aprecia el ciclo de la vida que te enseña la naturaleza y no recuerdas tanto la ansiedad, enfermedad y la muerte. Estos jardines te llevan a un estado más relajado y calmado, que estimula el sistema inmunitario dando más oportunidades al cuerpo para curarse.

Es de vital importancia entender que estos jardines no curan el cáncer, o un brazo roto, pero facilitan la reducción del estrés, proveen un sitio para ejercicios de fisioterapia, horticultura-terapia, entre otras ventajas como la socialización de los usuarios.

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved