Grifos de Luz

Liquid Light. Grifos que iluminan

EE.UU., actualidad

 

En época de guerras, encriptadoras de mensajes se camuflaban bajo la apariencia de máquinas de escribir intentando pasar lo más desapercibidas posible. En época de cambios climáticos (si es que alguna no lo fue), la canadiense Tanya Clarke, creadora de Liquid Light, ha ideado grifos que han dejado de dar agua para convertirse en lámparas con la intención de hacer una poética y visible llamada de atención sobre un recurso que debemos proteger: el agua.

 

Tanya dedica al menos un día a la semana a la búsqueda de medidores, grifos y tuberías que han sido desechados. Esta característica hace que cada lámpara sea única. El hecho de que cada gota de cristal esté tallada a mano, les confiere un valor añadido.

Liquid Light pretende ser una fusión de arte, funcionalidad y compromiso ambiental

 

Tanya ve una clara relación entre las lámparas que diseña y el haber crecido respirando el gran compromiso político de sus padres. Su padre, el activista político y medioambiental Tony Clarke, le inculcó la idea de que el agua es vida y que, en su ausencia, nuestro ecosistema no sería posible tal y como lo conocemos.

 

Tanya se trasladó a California buscando la cercanía del mar y fundó Liquid Light con la intención de poner el foco en hacernos reflexionar acerca de lo valioso que es este elemento.

 

A Tanya le gusta que sus lámparas sean un reflejo de quién es ella

 

 

Como muestra de su compromiso, Tanya dona un porcentaje de los beneficios conseguidos a The Polaris Institute, una organización fundada por su padre con el fin de promover la educación y la acción global en temas sociales, económicos y ecológicos.

 

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved