El paisaje como hobby

El paisaje como hobby

Inglaterra, S. XVIII

 

Corría el período georgiano, visitar jardines se convirtió en uno de los pasatiempos nacionales de la sociedad inglesa y su diseño vivió una época de esplendor de la mano del primer paisajista inglés: Lancelot "Capability" Brown.

 

Desde mediados del siglo XVII, los jóvenes aristócratas ingleses incorporaron una nueva faceta a su etapa formativa: el Grand Tour. Durante varios meses o años, recorrían la Europa Continental. Las paradas obligadas eran el arte clásico de Grecia y Roma y el Renacimiento italiano. A su vuelta a Inglaterra, eran muchos los que sentían el deseo de reproducir ese clasicismo en su país de origen. Las arcas de la nobleza gozaban de buena salud y los ricos propietarios anhelaban embellecer las vistas desde sus casas.

 

Este deseo coincidió con un momento en que escritores y paisajistas promovieron una vuelta a la naturaleza. Es fácil imaginar que dadas las favorables circunstancias, sea en este contexto en el que surge el considerado primer paisajista inglés: Lancelot "Capability" Brown. Su sobrenombre alude a las múltiples posiblidades (capabilities) de mejora que preveía para muchos terrenos.

 

Brown ideó un paisaje salvaje inspirado en las pinturas de Poussin y Claude, que culminase con una casa situada en lo alto de una colina.

 

Las cenizas de Focion recogidas por su viuda. Poussin, 1648

 

 

Buscando una apariencia natural, un cinturón de árboles permitía divisar el resto del paisaje y dar fe del paso de las estaciones y los cambios de luz. Lagos artificiales se conectaban mediante puentes y cascadas.

 

Con el fin de enfatizar determinados puntos del vasto espacio, recurría a grupos de plantaciones en puntos estratégicos y templetes entre arboladas, a la orilla o en las islas de los lagos.

 

Capability Brown y ejemplos de su trabajo

 

 

La obra de Jane Austen refleja cómo los jardines llegaron a gozar de tanta importancia como la casa a la que rodeaban. El político y arquitecto Walpole convirtió los jardines británicos en símbolo nacional al equiparar la naturaleza salvaje a la que simulaban con la libertad frente a la estricta geometría de los jardines franceses, paralela a su autoritarismo político.

 

El Templo de Apolo en la película Orgullo y Prejuicio, basada en la novela de Jane Austen

 

 

 

Todo lo que sube, baja y poco después de la muerte de Brown, su estilo fue denostado por ser una menguada imitación de la naturaleza.

 

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved