Audubon

 

Audubon. La naturaleza y la delgada línea entre una pasión y una obsesión

1785- actualidad

 

John James Audubon (1785-1851) ha pasado a la historia como uno de los fundadores de los movimientos ecologistas en los Estados Unidos. La biografía de este pintor y ornitólogo que abandonó familia y negocios para recorrer los Estados Unidos durante 30 años en pos de su sueño de recopilar un volumen lo más completo posible con sus dibujos y descripciones de los pájaros de América -The birds of America-, hace que nos planteemos la delgada línea que separa una vocación de una obsesión.

Fabien Grolleau y Jérémie Royer eligieron un título poético para su novela gráfica: Audubon, On the Wings of the World, quizás porque Retrato de una obsesión ya estaba cogido.

 

 

 

 

 

 

Audubon, nacido en la colonia francesa Saint-Domingue (actual Haití) y educado en Nantes, fue enviado en 1803 a una propiedad que su padre poseía en Estados Unidos para escapar de la llamada a filas del ejército de Napoleón.

Una vez asentado en América, no dudó en renunciar a su vida familiar y a toda clase de comodidades. El naturalista se refería a una "llamada sagrada" que le hizo olvidarse de sí mismo y asumir riesgos adentrándose en territorios salvajes con la vista aguzada para divisar pájaros y ciega para todo lo demás. Sus únicos ingresos provenían de los retratos por encargo allá donde iba...

 

Acompañándolo en esta recreación, asistimos simultáneamente al deleite que invadía al protagonista ante cada nuevo descubrimiento que la naturaleza le brindaba, y a momentos clave de la historia del continente americano como la esclavitud o la matanza de los búfalos...

 

 

 

 

 

Después de una vida dedicada con determinación a perseguir, estudiar y retratar a las aves en sus migraciones, en el momento en que Audubon dio por finalizada su obra e intentó publicarla, se topó con un gran obstáculo: la Academia de Ciencias Naturales acababa de publicar la obra de su rival, Alexander Wilson. Aunque más incompleta, la rígida y analítica representación de los pájaros de éste se adecuaba mejor a lo que se esperaba en el entorno científico. Por el contrario, de acuerdo con la opinión de la época, las exquisitas composiciones de Audubon intentando mostrar pájaros de forma expresionista y vivaz, acercaban su obra al terreno del arte.

 

Audubon no se rindió y logró encontrar una alternativa: en 1826, viajó a Europa en busca de suscriptores que financiaran la publicación de su obra. Fueron muchos los miembros de la alta sociedad londinense que se dejaron cautivar por ella y por su capacidad para representar el rol del “americano salvaje. No habría en la época cabinet of curiosities que se preciara que no contase con “The Birds of America”en sus vitrinas.

 

Aún se necesitaron 12 años para reproducir las 435 especies que el naturalista había dibujado. Para cuando el libro vio la luz, Audubon gozaba ya de un gran reconocimiento.

 

Los pocos ejemplares completos que han sobrevivido de The birds of America se encuentra en la actualidad entre las obras impresas más cotizadas del mundo.

 

 

 

 

Aunque sus métodos para disponer de los pájaros serían hoy muy discutibles -los cazaba y, una vez muertos, se ayudaba de alambres para que “posaran” para él de la forma más fiel a la realidad posible-, el nombre de Audubon está ligado a la protección de las poblaciones de aves a lo largo de todo el globo gracias a la National Audubon Society.

La organización, que tomó el nombre del ornitólogo, surgió en 1896 cuando Harriet Hememway y Mina Hall organizaron unas reuniones para convencer a las damas de la alta sociedad de Boston de que dejasen de usar sombreros con plumas de aves con el objetivo de que cesara la matanza de millones de aves acuáticas -en particular de garzas y otras aves limícolas- a cargo de la industria de los sombreros. Pero eso ya es otra historia...

 

Por lo pronto, les recomiendo quedarse con ésta. Seguro que disfrutan de una trama con todos los ingredientes para una buena película: una gran pasión, un personaje carismático, muchos obstáculos, una recompensa y preciosas imágenes de la naturaleza - para muestra, la portada-...

 

Quién sabe si, ya puestos, les animará a adentrarse en la naturaleza con la excusa de descubrir algunos de los mejores espacios naturales para ver aves.

 

 

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved