Joyas Militares

Jennie Sharman-Cox, la segunda vida de la parafernalia militar

Actualidad

 

Quizá el tópico de que a las mujeres les gustan más los hombres de uniforme no se deba tanto al atuendo como a las insignias que lucen. No solo las suffragettes se inspiraron en la estética militar para el diseño de sus distintivos, desde 2010 la diseñadora de joyas británica Jennie Sharman-Cox recupera parafernalia vintage para crear broches y collares que combinan de manera muy personal las estéticas militar, gótica y victoriana.

Broche y medalla reutilizando piezas de condecoraciones militares

 

Jennie Sharman-Cox quería dedicarse al mundo de la moda: fue escaparatista, relaciones públicas de una casa de moda, hizo vestuario para teatro, peluches de colección bajo el nombre Mister Bear... Lo que no había pensado hasta entonces es que sería posible aunar su pasión por los textiles, la moda y los accesorios con su afición desmesura por coleccionar rarezas antiguas. La respuesta vino cuando en 2010 comenzó a confeccionar delicadas joyas cosidas a mano y llenas de detalles con historia que las convierten en piezas únicas.

 

Junto a piezas de los emblemas militares, los ojos de cristal y las calaveras son algunos de sus iconos favoritos

 

Perlas, encajes y cuentas de cristal dan una más placentera segunda vida rodeando elegantemente a las insignias militares que algún día desfilaron en rudos cascos, meritorias condecoraciones y uniformes de quienes destacaron en combate. "Mi proceso de trabajo parte del objeto que inspira la pieza, no importa lo pequeña que sea. A partir de ahí, los colores y los detalles lo son todo"

 

De trasfondo, la fascinación de Jennie por los elementos macabros, los religiosos, la taxidermia y lo teatral. "Me intriga el lado oscuro de las cosa. Expresar el interés humano en lo religioso, lo macabro y lo gótico, creo que nos hace recordar que hay que vivir la vida al máximo pero también me gusta su aspecto teatral".

 

Una de sus últimas piezas, confeccionada a partir de un casco de la guardia de la Reina Victoria

Me imagino su estudio como un paraíso donde perderse en busca de curiosidades: "mi estudio es una gran fuente de inspiración para mí: tengo cajas llenas de cosas por todos lados. Cuando estoy en blanco, lo saco todo y busco hasta que se me ocurre algo".

Una pieza especial que te has quedado para ti: "Tengo un broche que me pongo a menudo. Es negro con piedras y cuentas negras y un antiguo ojo de cristal con la pupila de color marrón y una gotita de sangre colgando por debajo".

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved