mamananadada

Mamananádada. Un proyecto para los que persiguen

"una vida en modo desarrollo frente a una en modo supervivencia".

 

Detrás de Mamananádada está Marisol y, detrás de Marisol, otra historia de un replanteamiento vital y profesional a partir de la maternidad. No sé si esta "maternidad más consciente" tiene algo que ver con esa otra noticia que volvía a escuchar la semana pasada acerca de las estadísticas que sitúan a España entre los países cuyas mujeres postergan más el paso para convertirse en madres. Quizá, cuando finalmente se da el paso es una decisión largamente meditada en la que la mujer siente que quiere dedicar más tiempo a su hijo después de haber tenido oportunidad para desarrollar y valorar otra actividad profesional previa...

 

Empiezo la entrevista compartiendo esta reflexión con Marisol. Ella me cuenta:

- Acabo de cumplir 31. Llevo prácticamente desde los 21 teniendo clara mi voluntad de ser madre. Llega un momento en el que el argumento de esperar a la estabilidad económica para tener hijos deja de servir, porque la estabilidad no llega y, si haces recuento, tampoco es que vayas mejorando. Además, te estás privando de tu deseo de criar por voluntad propia. Cuando te decides a dejar de postergarlo, la maternidad/paternidad llega de manera más consciente porque llevas mucho tiempo deseándolo, leyendo, informándote, preparándote... Pierdes espontaneidad, ganas madurez y no estás dispuesto a perdértelo por algo como el trabajo, que durante tanto tiempo ha sido tan poco respetuoso con tus deseos. Cuando aparece la vida simplemente te aferras a ella y no dejas que se te escape. Creo que esta es la razón por la que la madurez te lleva a cambiarlo todo para poder vivir plenamente la crianza.

 

¿Qué aporta de nuevo Mamananádada?

- En Madrid cada vez hay más madres de día y varios espacios Montessori, pero estos centros suelen estar a las afueras y ser muy caros. La Casa Nido de Mamananádada está céntrica y cuesta algo menos de lo que piden las guarderías de la zona a pesar de ofrecer una atención personalizada y un espacio óptimo para el desarrollo familiar. Además, funciona como espacio de grupo de juegos Montessori, que es algo que no se encuentra -y menos en el centro-. Como ofrece otros servicios de acompañamiento como charlas, grupos de crianza y talleres, permite crear tribu y hacer barrio.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo decidiste su puesta en marcha?

- Antes siempre me había dedicado a la creación escénica. Es algo que me encanta, pero que me exige combinar períodos largos de tiempo sin nada que hacer con otros de muchísima activad. En las rachas en las que no hay trabajo, siempre ocupada en encontrar. Este tipo de vida tiene ventajas que no cambio por nada pero la estabilidad ha sido siempre una utopía. Al nacer mi hijo sentí la necesidad de inventarme un plan que me permitiera estar con él durante los primeros años de vida sin renunciar a mi realización profesional ni mi independencia económica, y Mamananáda era el plan perfecto.

Presenté el proyecto a las becas de Crowdfunding de Verkami y Factoría Cultural, y el hecho de que me seleccionaran y apoyaran mi idea me impulsó a ponerlo en marcha.

 

¿Se trata de un emprendimiento individual o hay más personas involucradas además de ti?

- Mamananádada es un proyecto que nace de mis propias necesidades y que inicio en solitario por cuestiones muy personales. La maternidad te hace replantearte muchas cosas, conectar con tus prioridades y entender la urgencia del ahora, la importancia de no posponer tus deseos. Yo me encontré en un momento en el me acababan de negar la renovación de un contrato de trabajo por estar embarazada, y pronto cambié el enfado por la certeza de que debía hacer algo para crear la posibilidad de vivir valorando y respetando la infancia y la maternidad. Empecé a formarme en Educación Infantil, que es algo que siempre había querido hacer. Después de parir me vi con muchísima información, ideas y una energía desbordante que tenía que encauzar. Empecé por escribir para ordenar y compartir esa información y poco a poco fue surgiendo la idea del proyecto como plan de vida, para mí, mi hijo, mi familia, y las personas que quieran dar prioridad a una vida en modo desarrollo frente a una en modo supervivencia.

 

Desde el momento en que empiezo a compartir la idea del proyecto, deja de ser un emprendimiento individual para implicar cada vez a más personas: Enrique Espinosa se ofreció para colaborar con la parte gráfica y la coordinación, Misa Shine y David Cárdenas Lorenzo con sus ilustraciones, Mikel Motosierra con sus viñetas, los Hermanos López Rubio con sus cuentos ilustrados, Nico Martín, Diana Hernández y Juanito Jones con la producción audiovisual, Carla Pereira con un gif... Todos son amigos que hacen cosas maravillosas, y es una suerte poder contar con ellos porque de otra forma Mamananádada nunca hubiera podido crecer tanto.

 

Además de todas estas personas, falta una parte fundamental: la de los cuidados. Sin el apoyo, el tiempo y la entrega de los abuelos de mi hijo, Papaki, unos cuantos primos y amigos, Mamananádada no hubiera podido salir a la luz. En los proyectos creativos, como en la crianza, una vez más se hace necesaria la manada, la labor de muchos para cuidar lo más vulnerable, y permitirle crecer.

 

Imagen: Carla Pereira para Mamananádada

 

 

¿Qué actividades organizará tanto en el acompañamiento de niños como en el de familias y educadores?

- Para niños, además de la Casa Nido, estarán las Tardes Montessori, que son grupos de juego en nuestro espacio preparado, y los Playgroups, para aprender inglés jugando. Está organizado en grupos de niños entre 1 y 3 años, y de 3 a 6, todas las tardes de lunes a jueves.

 

Para las familias, habrá Grupo de Crianza cada viernes, para juntarnos a compartir dudas, jugar, merendar, pero también tomar libros prestados, ver un documental o pedir asesoría en lactancia, porteo, blw (alimentación complementaria a demanda)... Además entre semana a última hora de la tarde y los fines de semana, habrá charlas, talleres, encuentros, formación específica para educadores interesados en la pedagogía Montessori, para familias, actividades con los pequeños...

 

El espacio acogerá a niños de 1 a 6 años, ¿a cuántos pretendéis acoger?

- La Casa Nido acogerá a cuatro niños, es el máximo por adulto para el tipo de cuidado que queremos ofrecer. Por las tardes habrá dos grupos cada día, de unos cuatro o cinco niños también en cada caso. Queremos mantener siempre un ambiente hogareño y familiar.

 

Imagen: Misa Shine para Mamananádada

 

 

Combináis distintas pedagogías: Montessori (me da la impresión que la has escogido como la filosofía de base), Wild, Pickler...¿Qué aporta cada una de ellas?

- Sí, Montessori es la filosofía de base. Me gusta entenderla como una filosofía y no como un método, porque afecta no sólo a un modo de proceder en la educación sino a una forma de relacionarte con el entorno, los demás y uno mismo. Aporta la importancia de cuidar el ambiente, el respeto en las relaciones y la búsqueda de la autonomía. El espacio estará cuidado según estos principios: muebles y utensilios a la altura de los niños y adaptados para que puedan ser utilizados sin ayuda, luz natural, colores que invitan a la tranquilidad, belleza en la disposición, pocas cosas y ordenadas, elementos naturales… La premisa base de seguir al niño en sus intereses viene de aquí.

Es perfectamente compatible con el movimiento en libertad que propone Emmi Pickler para los más pequeños: no hay prisa por aprender a sentarse, gatear o andar, así que no sentamos o levantamos al niño antes de que descubra cómo hacerlo por sí mismo. Además de regalarle la alegría del descubrimiento, sus movimientos son más orgánicos y menos torpes cuando los integra y se siente confiado y respetado, siente que es importante porque tú le dedicas tiempo y le das espacio.

La pedagogía que Rebeca y Mauricio Wild aplicaron en el Pesta, parte de una formación extensa en Montessori, Piaget y Pestalozzi, así que tiene planteamientos que complementan todos los principios que he nombrado hasta ahora, y además la aplicaron en un ambiente familiar, natural y de respeto. Lo que esta pedagogía más aporta a nuestro proyecto es la no división de los niños por edades ni los contenidos por etapas, sino que el aprendizaje se adapta a las inquietudes de cada niño.

 

¿Tenéis diseñada una rutina/programación diaria?

- Hay una rutina pero no una programación. Tanto en la Casa Nido como en la Tardes Montessori queremos que prime la idea de seguir al niño. Nadie como el niño para guiar su propio aprendizaje a través del juego. Mi trabajo ahí es preparar el ambiente para que sea seguro, rico en estímulos, comprender sus intereses y sus ritmos para adaptar los materiales a esas necesidades y permitir que descubran por sí mismos el conocimiento. Esto es incompatible con una programación. Hay una rutina, eso sí, que parte de la premisa de ser respetuosos con el ambiente, los materiales, nosotros mismos y los compañeros, que nos hace estar presentes y abiertos a integrar en el aprendizaje un enfado de un compañero, un momento triste, la energía que da un día de sol…Y llegar hasta donde seamos capaces de imaginar (no hasta lo que marque un programa).

Hay que tener en cuenta que el espacio de Mamananádada es una casa, no una escuela. Es un espacio de crianza, donde se da el aprendizaje, pero no se persigue una serie de metas en cuestión de habilidades o conceptos, sino convivir en un ambiente afectuoso, en el que desarrollar la confianza, seguridad, asertividad, empatía y autoestima en un momento clave para la formación de la personalidad, crecer sintiéndonos plenos y felices.

 

España. Actualidad

Vídeo con la colaboración de Nico Martín, Diana Hernández y Juanito Jones

 

 

Mencionas la creación de redes, ¿cómo queréis fomentarlas?

- En los primeros meses de crianza con mi bebé, cuando acabó la baja paternal y Papaki tuvo que volver a trabajar, me sentí muy sola. Iba a los grupos de apoyo a lactancia una vez al mes y hubiera ido cada día. Necesitaba un lugar de encuentro con otras madres, padres y bebés, un espacio donde compartir dudas, apoyarnos, o simplemente estar juntos. El puerperio, la maternidad, la crianza, en nuestro día a día son muy poco visibles. Yo buscaba un lugar donde poder hacer tribu, porque siempre imaginé la maternidad como un periodo rico en relaciones, rodeada de familia y amigos que cooperaran, jugaran, comieran juntos, celebraran… Y no es eso lo que encontré en Madrid. Cada una de las patas del proyecto de Mananádada apoya esta idea de crear redes, pero especialmente el Grupo de Crianza. Quiero que sea un espacio al que poder acudir periódicamente a reencontrarte con otras personas en tu misma situación, a las que poder ayudar y pedir ayuda, con las que pasar el rato, con las que poder llevar a cabo ideas de todo tipo: formación, excursiones, paseos… Redes de cuidado y celebración de la crianza.

 

¿Tuvísteis claro desde el principio en qué barrio ubicar el espacio?¿qué factores lo determinaron?

- He vivido en distintas zonas del centro de Madrid hasta acabar aquí, Argüelles-Chamberí. Me maravilla este barrio porque a pesar de ser céntrico, puedes ir a comprar fruta en la frutería, tornillos en la ferretería, ropa en pequeñas tiendas, arreglarte un zapato en la zapatería, coserte un bajo del pantalón… No necesitas entrar en una gran superficie, pero si quieres, también puedes. Y está lleno de parques y zonas verdes. También hay muchas bibliotecas, librerías, teatros, cines… Además vive gente de todo tipo, hay mucha gente joven, niños pero también mucha gente mayor. Esto es importantísimo, he vivido en barrios en los que pasaban semanas sin ver pasar un anciano o un niño. Realmente se hace vida de barrio aún estando en el centro. Es un ambiente muy rico para formar una tribu, porque no vamos a estar siempre en casa, saldremos a pasear, haremos excursiones, compraremos los ingredientes para la comida del día… No se me ocurre una zona mejor.

Ilustración de David Cárdenas Lorenzo para decorar el espacio y como recompensa a los mecenas del crowdfunding

 

Además del crowdfunding, ¿se financiará por medio de cuotas mensuales?

- Sí, queremos que el crowdfunding nos sirva para equipar el espacio y tenerlo listo para comenzar. A partir de entonces se financiará mediante cuotas. En la Casa Nido queremos que en ningún caso superen a las de las guarderías de la zona. En los grupos de juegos habrá una cuota mensual. Y los talleres que se programen tendrán su propio precio de matrícula. El Grupo de Crianza queremos mantenerlo gratis para los usuarios de la casa.

 

¿Cuándo será la apertura al público?

- Estamos trabajando en el espacio para tenerlo listo para el próximo curso: septiembre de 2016. La primera semana haremos una fiesta de presentación y jornada de puertas abiertas..

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved