Dorothea Lange

Dorothea Lange. Una fotografía que marcó a dos mujeres

Estados Unidos. 1895-1983

 

La americana Dorothea Lange (1895-1965) supo que quería ser fotógrafa incluso antes de tener una cámara. Empezó trabajando en un estudio comercial cogiendo el teléfono, colocando el velo a las novias, retocando fotos... Aprendió mucho del oficio y de las debilidades y vanidades de la gente y, muy joven, abrió su propio estudio en San Francisco. Reflexionar sobre el hecho de que solo fotografiaba a la gente que le pagaba por hacerlo, le hizo darse cuenta de que no era eso lo que quería. Para entonces ya estaba casada con el pintor Maynnard Dixon, con el que tuvo dos hijos.

 

Su decisión de no limitarse a los encargos de estudio coincidió con el estallido de la Gran Depresión. Lange se dirigió, cámara en mano, a un área a la que todo el mundo le advirtió que no fuese. “Fue la primera vez que hacía una foto en la calle. Ésa era la vida”.

Lange expuso en su estudio las imágenes que mostraban cómo la depresión estaba afectando a la gente en la calle. La gente que iba a hacerse fotos le preguntaba qué iba a hacer con ellas. “Aunque estaba casada y podía haberme quedado en casa, yo quería ser independiente y ganar dinero con este tipo de fotografía, pero no sabía cómo hacerlo”.

"No he sido consciente de mi carrera profesional, me he dejado llevar por mi instinto y por un compromiso conmigo misma"

 

 

El 1 de mayo de ese mismo año, retrató una gran manifestación comunista. Una revista publicó las fotos acompañando el artículo de un profesor universitario al que le habían concedido una beca para investigar las labores agrícolas. El profesor le propuso encargarse poner imágenes a sus textos y Lange empezó a trabajar para la Administración para la Seguridad Agraria estatal viajando por la parte oeste del país.

 

Lange explicaba que, para aproximarse a las historias de la gente que fotografiaba, empezaba hablando de su propia historia antes de preguntar por las de los demás. “Acercarse a la gente pidiéndole una foto para el gobierno que se interesaba por ellos era diferente a decirles que era para una revista”.

 

 

 

"La cualidad más representativa de la gente que fotografiaba era el coraje"

 

 

En 1935, se divorció de Dixon y se casó con el jefe del equipo de investigación, Paul Schuster Taylor, juntos realizaron un documental que reflejaba la pobreza rural.

 

Un día de febrero de 1936, cuando conducía de vuelta a casa tras una jornada de trabajo de campo, siguió la señal que indicaba un campamento y su historia se cruzó con la de Florence Owens Thompson (1903-1983). Florence era una agricultora, por entonces madre de siete hijos, que se trasladaba junto a su familia de la recolección de una cosecha a la de otra según la temporada.

Lange tomó 6 fotos en un breve espacio de tiempo y continuó su camino.

En marzo la fotografía Migrant mother fue publicada en el San Francisco News y comenzó su escala como imagen icónica de América durante la Gran Depresión.

 

Una de las copias originales de Migrant mother puede contemplarse desde el 10 de noviembre hasta el próximo 7 de mayo en la exposición dedicada a la impresionante colección privada de fotografía de Sir Elton John en el Tate Modern londinense: THE RADICAL EYE: MODERNIST PHOTOGRAPHY FROM THE SIR ELTON JOHN COLLECTION.

"Saber por adelantado lo que buscas fotografiar significa que solo fotografías tus propias preconcepciones,

lo cual es muy limitado y, a menudo, falso"

 

 

Lange no preguntó a Florence su nombre y la identidad de ésta no fue descubierta hasta que en 1978 el periodista Modesto Bee la visitó en la caravana en que vivía y la reconoció en una antigua foto.

Florence declaró que desearía que Dorothea nunca hubiese sacado aquellas fotos ya que lo había hecho diciendo que no las vendería y que le enviaría una copia y nunca lo hizo.

Si bien es cierto que Dorothea nunca cobró derechos de reproducción de la foto, porque ésta era propiedad del estado; también lo es que esta imagen le granjeó un gran prestigio profesional.

Los hijos de Florence admitieron que su familia vivió con vergüenza que se hicieran públicas esas imágenes de su penuria hasta el momento en que ésta enfermó y su familia hizo un llamamiento para poder hacer frente a las necesidades económicas que requería su salud. Recibieron más de 2000 cartas de apoyo y, por primera vez, sintieron orgullo por haber protagonizado esa fotografía.

 

"La fotografía extrae un instante de la vida y la altera al detenerla"

 

 

"Actualmente la fotografía está sobreexplotada y quienes la realizan no han desarrollado un punto de vista suficientemente maduro"

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved