SalonesLiterarios

Salones literarios. El arte de la conversación

Francia, Ss. XVII-XVIII

 

En la Francia del s. XVII, bajo la apariencia de una actividad que suponía un mero entretenimiento entre las mujeres de la alta sociedad, se empezó a gestar una revolución cultural que conllevó la incorporación de la mujer como protagonista, crítica y autora literaria -hasta ese momento solo se publicaba a los hombres-.

 

El cambio se fraguó en los salones literarios: centros de reunión de la élite social e intelectual, en los que se fomentaba la conversación en pos de la sociabilidad.

 

El hecho de que la anfitriona del salón normalmente fuese una dama de la aristocracia francesa, le imprimió una notable preocupación por las formas que derivó en la denominación del movimiento como Las Preciosas.

 

Réunion de dames, A. Bosse

 

Las Preciosas se solían reunir en la alcoba de la anfitriona. La habitación a menudo se mantenía en penumbra para favorecer la belleza y la concentración. Las asistentes se sentaban en sillones, sillas, taburetes o baldosas, en función de su importancia.

 

El objeto de entretenimiento era una conversación sometida a las reglas del respeto recíproco. En ella, el buen orador cobraba tanta importancia como el que sabía escuchar y se perseguía un equilibrio entre el ingenio y la profundidad de los contenidos.

 

Normalmente, se trataba de una conversación arraigada en la literatura, pero a menudo ésta derivaba hacia temas filosóficos y políticos. Dentro de una Francia que, durante el Antiguo Régimen, carecía de sistema representativo alguno; se especula con la idea de que el ministro Richelieu firmase el estatuto de creación de la Academia de la Lengua Francesa, utilizando como excusa la preocupación por el lenguaje fomentada en los Salones Literarios, con la esperanza de poder ejercer un mayor control sobre estas reuniones que el que podía tener sobre las que la Marquesa de Rambouillet organizaba en la Estancia Azul.

 

 

Uno de los pasatiempos consistía en cantar canciones que se acababan de escribir en el salón

Otra de las aportaciones de estas reuniones, que otorgó gran influencia a Las Preciosas en el estilo literario en boga de la época, fue el hecho de que en ellas los autores presentaban y discutían sus obras literarias antes de que éstas adquiriesen su forma definitiva.

 

En estos salones se puso de moda el refinamiento, la galantería y el análisis psicológico y moral, producto de la predilección que sus asistentes sentían por las conversaciones en torno a cuestiones psicológicas con el amor como protagonista: discusiones acerca de si es la belleza necesaria para que surja el enamoramiento, si el matrimonio es compatible con el amor, cuál es el efecto de la ausencia en el amor...

 

Cyrano de Bergerac es un ejemplo de la importancia otorgada al lenguaje y el ritual de la conquista que impusieron Las Preciosas.

Ilustración de Miguel Tanco

 

Catherine de Vivonne organizó durante cuarenta años en la Estancia Azul del Hôtel de Rambouillet, el salón literario más reconocido. A la sombra de éste, surgieron muchos otros.

 

Entre las alternativas existía una gran rivalidad pero el que acabó convirtiéndose en sucesor de la Estancia Azul y centro de referencia del Preciosismo fue el creado por Madeleine de Scudéry. Un salón que pretendía distanciarse un poco del ambiente excesivamente aristocrático y mundano de su predecesor y estar más abierto a la experimentación literaria. En él surgió la moda de los gráficos literarios gracias al Mapa de la Ternura. Un mapa alegórico elaborado de manera colectiva que marcaba las distintas rutas para hallar el amor. El resultado se incluyó en la novela de Scudéry Clélie, histoire romaine.

 

Las impulsoras de los principales salones de la época: a la izquierda, la Marquesa de Rambouillet y a la derecha, Madeleine de Scudéry

 

Pese a que con el tiempo Las Preciosas fueron ridiculizadas y las referencias al movimiento navegaban en la ambigüedad entre el matiz elogioso y el peyorativo, estas reuniones, primero en estancias privadas y después en cafés, han sido una parte fundamental de la cultura literaria parisina hasta bien entrado el s.XIX.

 

 

 

 

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved