Código Seraphinianus

También te gustará:

Copyright © All Rights Reserved

El Codex Seraphinianus: enciclopedia de un mundo paralelo

Italia, 1978 - actualidad

 

Los años setenta estaban a punto de finalizar cuando el inquieto ilustrador, diseñador industrial y arquitecto italiano Luigi Serafini (1949) se aventuró a crear una enciclopedia visual que describía un mundo en el que los elementos cotidianos daban un giro fantasioso hasta hacerse desconocidos. Serafini necesitaba compartir su universo y para acometer su objetivo, acompañó sus ilustraciones de un alfabeto igualmente desconocido.

 

“Cuando tenía 27 años -le contó a Pino Corrias respecto al nacimiento del Codex- un día un amigo me propuso ir al cine y yo, sin saber por qué, le dije: -no, voy a descansar, necesito hacer una enciclopedia-. Cuando colgué el teléfono, me puse a dibujarla”.

 

Los editores le decían que lo llevase a una galería hasta que Franco Maria Ricci lo publicó en Milán en 1981

 

 

El título en latín, Codex seraphinianus, ya avanza la intención del autor al emular a los tratados medievales en los que se recopilaba el conocimiento de la época.

 

Serafini dividió las casi 400 páginas de su obra en 11 capítulos agrupados en torno a 2 temas:

∞ uno dedicado a la naturaleza (botánica, zoología, teratología, química, física y mecánica)

∞ y otro a las personas (anatomía, etnología, antropología, mitología, lingüística, cocina, juegos, moda y arquitectura).

 

Serafini cree que todos tenemos un alfabeto propio que hemos limitado con el aprendido

 

Han sido muchos los que han tratado de descifrar el lenguaje en el que este peculiar libro fue escrito sin atender a las declaraciones en las que el propio autor afirmó que se trataba de una escritura automática sin más propósito que el de provocar en los lectores la sensación de un niño que aún no ha aprendido a leer pero disfruta imaginando la historia que cada imagen le sugiere.

 

En la introducción del libro, el autor se pregunta si sería su gato quien le transmitió el contenido del Codex

 

 

El polifacético Serafini, que ha trabajado como escenógrafo, ilustrador de libros y ceramista, recrea una biografía propia en los catálogos de sus exposiciones, en la que vuelve a mezclar realidad y ficción al afirmar que vive en una ciudad imaginaria situada entre Roma y Milán.

 

A propósito de la libertad que genera para un artista contar con un Codex propio, en una entrevista de Armando Adolgiso en 2007, contaba su opinión sobre el arte: “propongo aplicar la palabra ARTE hasta la segunda guerra mundial y luego reemplazarlo con: SISTEMA DE ARTE. Me explico: Hasta los años 40 los artistas tenían autonomía respecto a críticos, galerías y museos. Si querías reunirte con los surrealistas en París, ibas a la redacción del Minotaure o al restaurante La Coupole.

El pop-art trasladó el centro de gravedad del arte de París a Nueva York y si querías conocer a los artistas, recurrías a Leo Castelli, un marchante de arte. Nació el sistema arte que combina artistas, coleccionistas, críticos, galerías y museos. Hoy en día, el artista de éxito ya no es la expresión de sí mismo, sino la de todo el sistema de referencias culturales y comerciales."

 

La editorial Rizzoli acaba de sacar una nueva edición del libro